La soledad que no es buena

I am alone
Image by Shaapay via Flickr

Siempre he pensado que la soledad es necesaria a veces para ordenarse, pensar, meditar, organizar ideas y tomar decisiones. En este acelerado mundo actual es necesario contar con momentos de intimidad y aislamiento. No se puede estar totalmente consciente con ruido, movimiento y distracciones.

Soledad, esa carencia voluntaria o involuntaria de compañía puede ser muy buena, pero sólo hasta cierta medida, luego, puede transformarse en un gran problema.

A continuación, mi percepción de este fenómeno.

Ya expresé los motivos por los cuales estar sólo es bueno. Son términos generales, pero bastan para tener la idea. AHora quisiera centrarme en los motivos por los cuales NO es bueno estar sólo, bajo mi punto de vista y experiencia.

Estar sólo no es recomendable porque:

  • Si comienzas a hacerlo seguido, quienes te rodean se acostumbrarán a tu ausencia y ya no será normal que estés. Incluso, cuando aparezcas hasta se pueden incomodar.
  • Perderás amigos, o potenciales amigos. La escencia de la amistad está en que uno sea amigo primero, para que otro corresponda esa amistad entregada, “si yo no soy amigo, no puedo esperar que otros lo sean conmigo”.
  • Puedes perder la visión de la realidad y comenzar a ver las cosas de forma equivocada. Aislarse provoca y lleva a reflexionar, sin embargo hay un punto en que la reflexión se vuelve una “creación” de una realidad diferente a la verdadera, y puedes comenzar a imaginar cosas que no corresponde.
  • Podrías sentirte rechazado por los demás, erróneamente. Pensarás que son los demás los que no te quieren cerca, que ellos han cambiado la percepción de ti y ya no son los mismos. Sin embargo, la mayoría de las veces ellos simplemente han reaccionado a TU cambio, de forma natural.
  • Sentirás necesidad de cariño. Somos seres sociales, afectivos, mamíferos. Nuestras relaciones humanas se basan en flujos de odio, estima, cariño y amor; o falta de ellos. Necesitamos ser mimados de vez en cuando, abrazados, recibir palabras de cariño. Si nos alejamos de los demás, no sentiremos a nadie físicamente cerca, lo que nos llevará a estados de desánimo.
  • Nacerá la necesidad, por otro lado, de expresar cariño. Así como algunas veces necesitaremos recibir, también sentiremos una necesidad creciente de tener alguien a quien abrazar, sentir, oler, tocar. Es posible que incluso consigamos una mascota, pero nunca suplirá lo que una persona significa.
  • Creerás que nadie te entiende, que no hay persona en este mundo que pueda comprender tu situación, tus sentimientos. Pensarás que ninguno de quienes te rodean está capacitado para darte un consejo. Lo que aumentará el querer estar solo.
  • Buscarás vías de escape, pero no serán las mejores. Intentarás distraerte, y huir de los sentimientos y emociones negativas que dan vueltas en tu vida.
  • En casos extremos puede llevarte a una depresión, sentirte incomprendido, y que ya nada tiene sentido en la vida.

Bueno, sé que el listado anterior es bastante extremista. Sin embargo, sé que algún lector de este blog puede verse en uno o más de esos casos, provocados por la soledad, voluntaria o involuntaria.

¿Cuál es la idea? ¿A qué quiero llegar? Pues, quisiera hacer un llamado de atención. Quisiera decir a quienes cada día están más lejanos de las personas, que cada día dedican más tiempo a compartir mediante redes “sociales”, que alejan más y más de la realidad social que se solía tener en tiempos pasados y que hacían a la gente vivir feliz.

Quiero decir también, para aquellos que sienten que no es su culpa el hecho de sentirse solos, que todo es culpa de quienes los rodean. Las amistades en esta vida es algo que se elige, selecciona, escoge. Si bien la familia es algo que no podemos elegir, y que debemos aceptar y amar por lo que son y como son, los amigos son totalmente elección nuestra.

Respecto a lo anterior, puedo añadir que es muy probable que las personas que tú quieres que sean tus amigos verdaderos, no lo sean, y tampoco quieran serlo. Aunque, también es muy probable que haya personas a tu alrededor que sí te quieren, sí quieren ser tus amigos, y te han demostrado en más de una oportunidad que estarán contigo en todas. ¿A quién deberías acercarte?

Mi consejo: deja ya de lamentar que ciertas personas no sean como tu quieres, y acércate a aquellas que se la juegan por ti silenciosamente y sinceramente, que sí existen, están ahí, pero que han sido pacientes en esperar que te des cuenta. La vida es para disfrutarla y no para lamentarla.

Así que entonces. ¡Sal ya de tu escondite! Abre tus ojos y selecciona tus amistades, busca las verdaderas y aléjate de quienes solo están en las buenas y felices, y que en momentos complicados desaparecen sin dejar rastro. ¡Vive tu vida y disfruta ser!

Reblog this post [with Zemanta]